Breve semblanza de Proust

Como no podía ser de otra manera, dedicamos uno de nuestros primeros artículos al gran escritor francés Marcel Proust.

Marcel nació en París en 1871 y murió en el año 1922. Hijo de Adrien Proust, un prestigioso médico de familia tradicional y católica, y de Jeanne Weil, alsaciana de origen judío, dio muestras tempranas de inteligencia y sensibilidad. A los nueve años sufrió el primer ataque de asma, afección que ya no le abandonaría, por lo que creció entre los continuos cuidados y atenciones de su madre. En el liceo Condorcet, donde cursó la enseñanza secundaria, afianzó su vocación por las letras y obtuvo brillantes notas. Tras cumplir el servicio militar en 1889 en Orleans, asistió a clases en la Universidad de La Sorbona y en la École Livre de Sciences Politiques.

Breve semblanza de ProustCualquier escritor novelista que se precie tiene como deber imprescindible leer la obra de Proust, su exquisita sensibilidad en el modo de narrar acontecimientos y describir sentimientos y sensaciones, es un referente sin lugar a duda, para los que se dedican a escribir o pretenden hacerlo.

Proust tradujo a John Ruskin (The Bible of Amiens, Sesame and Lilies) con ayuda de su madre, cuyo inglés era excelente, como ejercicio para dominar ese idioma. Marcel era un amante empedernido del arte, sobre todo del impresionismo; la música para él era una de sus mayores pasiones, en especial la de Richard Wagner, compositor alemán. Finalmente es a la literatura a la que consagró toda su breve existencia.

En el blog de Ediciones Proust: «Breve semblanza de Proust», autor de «En busca del tiempo perdido». Clic para tuitear

Breve semblanza de Proust. Por el camino de Swann.En 1905 muere su madre, a la que estaba muy unido, desde entonces vivió prácticamente recluido en su habitación. Una de las curiosidades de Proust es que casi siempre escribía en la cama y todos los apuntes los ponía en las paredes, las cuales estaban forradas de corcho. Posteriormente, su secretario ordenaba y transcribía todos sus escritos. Anteriormente había colaborado con Le Figaro escribiendo parodias de escritores famosos como Saint-Simon, Balzac, Flaubert. Empezó a redactar Contre Sainte, una obra híbrida entre novela y ensayo, que luego posaría a formar parte de su extensa novela En busca del tiempo perdido (À la recherche du temps perdu), escrita en siete volúmenes entre 1913 y 1923. La primera parte: Por el camino de Swann, tuvo que ser sufragada por el propio Proust, ante el rechazo de los editores de la época. El segundo tomo de la novela A la sombra de las muchachas en flor (1918), tuvo un gran éxito y recibió el Premio literario Goncourt. En busca del tiempo perdido constituye una de las cimas de la literatura del siglo XX, enormemente influyente tanto en el campo de la literatura como en el de la filosofía y la teoría del arte.

La novela, que el mismo Proust comparó con la compleja estructura de una catedral gótica, es la reconstrucción de una vida, a través de lo que llamó «memoria involuntaria», única capaz de devolvernos el pasado a la vez en su presencia física, sensible, y con la integridad y la plenitud de sentido del recuerdo, proceso simbolizado por la famosa anécdota de la magdalena, cuyo sabor y olor, hace renacer ante el protagonista una época pasada de su vida.

Su novela tiene una estructura laberíntica y compleja.

Varios ejes estructuran la obra, entre los cuales destacan:

  • El amor y los celos, ilustrados especialmente en la relación entre Swann y Odette, así como en la que el narrador tiene con Albertina.
  • El arte en todas sus formas: pintura, música, literatura, teatro, arquitectura, escultura.
  • La condición existencial y la subjetividad esencial que la constituye.
  • Las relaciones entre tiempo y memoria.
  • Los distintos ámbitos y esferas sociales que contrastan entre sí, como la familia y los amigos, la ciudad y el pueblo, los salones burgueses y los aristocráticos.
  • La homosexualidad, tema tratado en los personajes de Roberto de Saint-Loup, el Barón de Charlus y Carlos Morel.

Al margen de esta obra principal, escribió Los placeres y los días (recopilación miscelánea), Jean Santeuil (novela inconclusa y póstuma, publicada en 1952), y una serie de artículos de prensa (principalmente de crítica literaria y recopilados en Contra Saint-Beuve y Parodias y misceláneas), así como una cantidad abrumadora de cartas ―más de cien mil― cuya publicación se completó en 1993 y alcanza veintiún tomos de epistolario.

La vida de Marcel Proust fue una vida atormentada, por su enfermedad, por la muerte de su madre y por la pérdida de su gran amor, un joven aviador que era también su secretario y que murió en un accidente de aviación. Marcel fallece en París el 18 de noviembre de 1922 a los 51 años y está enterrado en el cementerio del Père-Lachaise.

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Por el momento, desde la tienda solo se pueden realizar envíos a España. Contacte con nosotros por correo para envíos a otros países.